El “grito silencioso” de Luca Pagliari

Hikikomori : definido por el Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar japonés como el “ hecho de negarse un individuo a salir físicamente de la casa de sus padres y, por consiguiente, su alejamiento de la sociedad a través de un encierro voluntario por un periodo superior a seis meses “.

Miles de jóvenes japoneses entre 14 y 35 años sufren de este síndrome de aislamiento extremo, provocado por el peso de una sociedad en la que lo políticamente correcto es no mostrar sus emociones y aparentar buena “fachada” ; una sociedad muy competitiva desde la selección para entrar al parvulario hasta el acceso a la universidad o primeros puestos de trabajo. Una situación que ensombrece cada vez mas el futuro de esta juventud japonesa que ve frustradas sus esperanzas.

Japón es el país mas afectado por este “ aislamiento social agudo”. A falta de estudios científicos y estadísticas fiables, el Gobierno y los medios coinciden en señalar el hikikomori como un comportamiento exclusivamente masculino (ya que un hombre que se retrae de esta forma y se recluye podría considerarse un fracaso social, un renegado, mientras que en la mujer este fenómeno puede considerarse casi “normal”, es decir, lo que la sociedad espera de ellas).

Luca Pagliari ha invertido cuatro años para la realización de este proyecto. Declara sentirse atraído por la cultura japonesa desde su adolescencia; una atracción misteriosa que le lleva a realizar largos viajes y estancias prolongadas en Japón, al cabo de los cuales se le presenta como evidente hablar de este fenómeno de retraimiento social que tanto afecta al país. Un fenómeno en la sombra, y sin embargo muy real.

Para la serie de retratos, el fotógrafo llamó a colaboración vía internet, y gracias a las infinitas comunidades virtuales que existen en la red, a personas que estuvieran viviendo o hayan vivido en este estado de aislamiento extremo. Contradiciendo las estadísticas e informaciones oficiales, que señalan el hikikomori como mayoritariamente masculino, las personas que contactaron con Luca Pagliari para contar su historia fueron en su gran mayoría mujeres, siendo para casi todas ellas la primera vez que hablaban de ello con alguien.

Una visión personal de esta realidad, compuesta de retratos viscerales y acompañados de paisajes urbanos, naturales y « still life » que ayudan a crear un ambiente psicológico que nos permite proyectarnos en el mundo oscuro y silencioso de los hikikomori.

La exposición consta de una serie de imágenes tomadas entre 2005 y 2009, junto con la proyección de una serie de vídeos más recientes; vídeos que funcionan como fotografías extendidas en el tiempo, y que se añaden como relatos breves e independientes pero conceptualmente comunicados entre si, recreando de esta forma el estado interior de soledad de estas personas.

« Merece la pena subrayar que, con estos vídeos, lo que está en cuestión ya no es la soledad “japonesa”, sino que, aunque Japón sea el telón de fondo de la representación, lo que se contempla es una soledad, un retraimiento, un sufrimiento mucho más universal, el que cualquier persona, de cualquier cultura, sexo, etnia, clase social y edad puede sentir, por breve o largos períodos, en su vida ».

Una nueva obra maestra en el trabajo de Luca Pagliari, que nos habla una vez mas y con maestría de la soledad como condición última y primaria del ser humano.

Podéis leer el articulo completo escrito por el propio autor y con una selección de las imágenes del trabajo en el magazine de la vanguardia digital.

Su pagina web esta actualmente reestructurándose, pero podéis ver mas trabajos de Luca Pagliari en este link.

« Silent Cry » exposición de fotografía y vídeo. Centre Cultural La Casa Elizalde, Barcelona. Exposición hasta el 1 de junio de 2012.